El peso argentino, el relegado en el vecindario

419099Medido contra el dólar, referente de las distintas divisas, el alicaído billete de $100 quedó sumido a su mínima expresión.
En el 2001 – mientras regía el 1 a 1- se daba el lujo (irreal por cierto) de equivaler a 100 dólares. Lo que fue sucediendo después es una historia por todos conocida.
En el “vecindario”, de jactarse de ser uno de los de mayor fortaleza, quedó finalmente relegado a la anteúltima posición de la tabla, sólo derrotado por Venezuela.
En el país gobernado por Maduro el billete más grande -100 bolívares- equivale a un centavo de dólar.
Con él, se puede comprar apenas un chocolate o, en su defecto, una manzana. No permite adquirir un kilo de papas ni tampoco dos cremas dentales.

Cuando se compara cuántos dólares pueden adquirirse con cada uno de los distintos signos monetarios de mayor denominación, queda en evidencia cómo el peso argentino ha ido cediendo terreno.
En cifras, con él puede comprarse cerca de u$s10, según se considere el tipo de cambio oficial, ahorro o tarjeta.

En contraposición, en el vecindario pueden adquirirse hasta u$s75 .

El signo de más alta denominación es el de Uruguay, que  se jacta de poder hacerse de la mayor cifra (u$s75).
El podio lo completan el de Perú (u$s64) y el real de Brasil (u$s33).
El problema de los cajeros
Para justificar la negativa a emitir billetes mayores, Kicillof recurre a una ocurrente comparación: “Pedir billetes de más alta denominación pasa en todos los países”.
“Lo escuché en Estados Unidos, donde quieren uno de u$s1.000 porque el más grande sigue siendo el mismo hace decenas de años”, señaló. Una afirmación que exime de todo tipo de comentarios.
Además, afirma que el “efectivo” se está utilizando cada vez menos, ya que las operaciones se realizan por transferencias electrónicas o por tarjetas de crédito.
También tuvo palabras para ningunear al “pobre” billete de $100 y a los que le siguen: “Hemos avanzado muchísimo en bancarización y en comercio electrónico. Todas las formas de pago no son en billetes que, en mi opinión, ya cayeron en desuso”.
Claro que no todos piensan igual que él, habida cuenta de que ya se han presentado numerosos proyectos para que den a luz papeles de $200, $500 y hasta $1.000.

Todas las iniciativas fueron frenadas sistemáticamente por el kirchnerismo, al suponer que convalidar una de ellas es también avalar el efecto corrosivo de la inflación.
Alfonso Prat Gay, Julio Cobos, Carlos Reutemann y Juan Curutchet (vicepresidente del Banco Ciudad) forman parte de los que vienen promoviendo este tipo de emisiones.
No sólo complica a los usuarios no contar con un signo monetario más elevado. A los bancos les genera grandes dificultades para reponer los cajeros y mayores gastos de logística (que por cierto trasladan al cliente).
Fuentes bancarias dan cuenta de que casi el 60% de las extracciones ya superan los $1.500.
Y el retiro promedio, que en 2008 era de $100, se disparó a los $1.000.
Al destinarse las cuatro gavetas para los papeles de más alta denominación (para evitar que el cajero se quede sin billetes rápidamente) lo cierto es que muy pocos equipos disponen de “cambio chico”.

“Ya lo venimos planteando desde hace tiempo. Es un problema físico, mecánico. En los cajeros no entra más que una determinada cantidad de billetes”, afirma Curutchet.

En consecuencia, deben intensificar el movimiento logístico para reponer los equipos, aunque esto no evita que cada vez más máquinas se vacíen o queden fuera de servicio los fines de semana.
Por su parte, el Banco Central debe imprimir más billetes para cumplir con sus compromisos y financiar al Tesoro, un gasto que se vería muy disminuido con papeles de mayor denominación.
Según Gastón Rossi, director de LCG y ex funcionario de ministerio Economía, “el problema se aliviaría si al menos existiesen de $200 y $500, pudiéndose por ahora evitar el de $1.000″.
Federico Muñoz, director de Federico Muñoz & asociados, coincide: “Al menos un billete de $500 sería de gran ayuda. Es un absurdo que el de mayor denominación del país equivalga a u$s10 “.
“Es el de menor valor comparativo de la historia y genera costos logísticos impresionantes”, completa.
¿Uno de $1.000 es mucho? “No sería descabellado, porque es lo que vale un billete de 100 dólares a un tipo de cambio apenas superior al oficial”, agrega el economista, al tiempo que recuerda que era lo que representaba en épocas del 1 a 1.
Andrés Méndez, de AMF Economía, coincide: “El billete de mayor denominación debería superar los $1.000 si se toma como referencia lo que hay que desembolsar en moneda local para adquirir u$s100 a la cotización del informal”.
Billetes por el mundo
Entre los papeles de mayor denominación en la región se destacan el de 100.000 guaraníes (Paraguay) y el de 100.000 pesos de Colombia, que entrará en circulación en 2016.
A nivel global, en seis países del mundo, mayormente asiáticos, circulan los de mayor valor, con capacidad de compra de hasta u$s230 por cada papel.
En Europa marca presencia el euro. El más grande es el de €500, que equivale a u$s550.